Adolescencia y Familia

adolescente_familia02La familia sigue apareciendo en el primer puesto en las encuestas y estudios que preguntan por los valores que se consideran más importantes, y sigue siendo vista como la base sobre la que las personas asentamos gran parte de los elementos que propician el desarrollo y equilibrio de los individuos y las sociedades.

Por tanto, si ha existido una buena base y la relación familiar es sólida (con todo lo que ello conlleva), la llegada de la adolescencia será para los padres una fase que se afrontará con naturalidad y ganas renovadas, pues no deja de ser otra etapa en la que disfrutar de la tarea de Educar.

Eso no quita que al tratarse de un período de cambio, haya que tener muy presentes algunos aspectos importantes:
  • Su cuerpo cambia: en torno a los 11 años para las chicas y a los 13 para los chicos, pues se transforma y madura fisiológicamente.

  • Cambia su forma de pensar y su carácter: su mente evoluciona, empieza a descubrirse a sí mismo y nuevas formas de ver el mundo, cambian sus puntos de vista, sus pensamientos y creencias.

  • Cambian sus emociones: les cuesta aceptar consejos e indicaciones, debido a la necesidad de descubrir y probar. Para tomar decisiones, al no tener aún suficientes recursos para hacerlo, atienden más a su satisfacción inmediata que a las consecuencias a largo plazo. Les preocupa la imagen que dan al resto, especialmente ante su grupo de amigos/as y empiezan a experimentar distintas inquietudes y preocupaciones.

  • Cambian sus relaciones: cobran mucha importancia sus amigos y una imperiosa necesidad de intimidad, en detrimento, en ocasiones, de las relaciones familiares. Necesitan libertad, independencia y autonomía.

¿Qué podemos hacer para empezar a afrontar con ellos estos cambios?
adolescente_familia
Ponte en su lugar: es necesario adaptar nuestra forma adulta de pensar y actuar a la del adolescente.

Atiéndele: dedícale tiempo e intenta entenderle, observando su estado de ánimo y valorando sus inquietudes.

Escúchale: si quieres establecer un diálogo, párate a escucharle. No muestres rechazo, oposición o crítica como primera reacción, pues de lo contrario perderá la confianza para contarte lo que le sucede.

Compréndele: recuerda que un ambiente en el que prime la comunicación, dará pie a un mayor conocimiento y comprensión de los cambios psicológicos y emocionales de los adolescentes.

Comparte:
busca momentos en los que podáis hablar, compartir aficiones o cualquier actividad. Compatibiliza su necesidad de independencia con tu disposición a estar cerca de él o ella.

Negocia: cuando no haya acuerdo no intentes, de entrada, imponer tu criterio. Intenta dialogar y negociar, buscando soluciones que agraden a ambos.
Estrategias para ayudarles en su proceso madurativo
Normas: como acuerdos que facilitan la convivencia y que son imprescindibles para su desarrollo madurativo porque le dan seguridad y conocimiento sobre lo que puede y no puede hacer. Deben ser explicitadas las consecuencias del incumplimiento de la norma. La autoridad debe ser ejercida por el padre y la madre.

Responsabilidades:
deben ofrecerse aquellas ajustadas a su edad y capacidad. No subestimes lo que puede hacer y, desde luego, no hagas tú lo que le corresponde. Hacia los 10-12 años, el niñ@ empieza a autorresponsabilizarse, pero para ello debe haber un entrenamiento previo.

Respeto: enseña a tu hij@ a ponerse en el lugar de los demás, a respetar y valorar a los adultos y, en general, a lo que le rodea. Conseguir una actitud de respeto es un valor fundamental para su desarrollo personal y social.

Esfuerzo: entendido como la responsabilidad de avanzar, mejorar y encontrar satisfacción por la tarea y su meta. Hay que evitar darles todo hecho, será la única forma de fomentar el esfuerzo.

Asesoramiento y ayuda: si lo necesitas, no dudes en solicitar asesoramiento a los especialistas (Orientadores, Psicólogos, Médicos, etc.).


La adolescencia es una etapa hermosa, llena de cambios y nuevas sensaciones para vuestros hijos, que es necesario que experimenten de la manera más sana y ajustada. Para ello cuentan con vuestra ayuda, ¡no desaprovechéis la oportunidad de acompañarles!


PARA SABER MÁS

NUÑEZ MORGADES, P. (2007): Tu hijo está cambiando. Guía para padres de adolescentes. Madrid. Ed. Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid.

SIMPSON, A. RAE. (2003): Ser padres de adolescentes. Una síntesis de la investigación y una base para la acción. Boston. Centro para la comunicación de Salud, Escuela de Salud Pública de Harvard.

Aula abierta. Espacio para padres
. Redes de formación de la JCCM. redesformacion.jccm.es

 

Adolescencia y Familia    Última actualización: 07-03-2011

Puede descargar esta información en su versión para imprimir pulsando sobre el icono

acceso-bibliografia
acceso-enlaces
quienes-somos

Actualizaciones

Importante!! Los materiales ofrecidos en esta web se actualizan periódicamente. Si quieres saber cuando añadimos nueva información o hacemos alguna actualización, suscríbete a este servicio.


Nombre:

Email:

apoclam
enlace-cuadernos
cineyvalores
copoe