La educación sexual

educacion-sexualNo vamos a entrar en la falsa polémica de si ha habido o no educación sexual, ya que siempre la ha habido: el decir que “los niñ@s vienen de París”, “niño no te toques la colita”, “María eso son cosas de chicos”, “Pedrito eso son cosas de chicas”, “no necesitas saber” o “ya te enterarás más tarde”...

TODO ESTO ES EDUCACIÓN SEXUAL.

El tipo de educación sexual que hasta ahora se ha impartido, y que todavía se imparte, ha sido asistemático, informal y llena de contenidos falsos, mitos, tabúes y, en general, de informaciones deformantes.

La educación sexual debe tener por objeto promover una vida sexual satisfactoria, una estabilidad sexual y por consiguiente, una adecuada salud.

Esta finalidad de la educación sexual significa:
  • Educar, no adoctrinar.
  • Enseñar hechos, no falacias.
  • Formular un código que responda al principio “MI LIBERTAD ACABA DONDE EMPIEZA LA LIBERTAD DEL OTRO”.
  • Ser objetivo, no subjetivo.
  • Ser democrático, no autocrático.
  • Buscar conocimientos, no prejuicios emocionalmente integrados.

La educación sexual debe educar en la responsabilidad. Como cualquier proceso educativo, debe referirse a tres aspectos fundamentales: conocimientos, actitudes y corporalidad.

MODELOS SEXUALES
A pesar de que en nuestra sociedad coexisten diversos modelos sexuales, nos vamos a referir a los modelos heterosexuales, aunque en líneas generales, servirán también para la parejas homosexuales. En realidad no existen modelos puros, hay muchas variantes, pero a grandes rasgos, podemos diferenciar:    

  • Autocrático o conservador masculino. Se caracteriza porque el varón está preparado para competir de puertas afuera de la casa. Es el que trabaja fuera del hogar, aporta los medios económicos, ordena y manda. La mujer se encarga de todas las tareas del hogar y de atender a la familia.

  • Autocrático o conservador femenino. Es igual que el anterior, pero con los papeles cambiados.

  • Semidemocrático. Será el compuesto por una pareja en que trabajan los dos fuera de casa, pero los cuidados del hogar recaen fundamentalmente en la mujer, que al participar en la economía familiar tiene mayor intervención en la toma de decisiones.

  • Democrático. Compuesto por parejas que trabajan fuera y dentro del hogar y sus relaciones se caracterizan por acuerdos sin imposiciones de uno u otro.

  • Democrático sin rituales. Igual que el anterior pero su unión no está ritualizada civilmente (no ha habido una boda religiosa o civil).
EL QUIÉN, CUÁNDO Y DÓNDE DE LA EDUCACIÓN SEXUAL
¿QUIÉN?
Desde una perspectiva realista son la escuela y la familia los elementos nucleares donde debe articularse la educación sexual.

A la familia les corresponde el primer derecho y el primer deber de llevar a cabo la educación sexual de sus hij@s. El papel de los padres en la educación sexual dependerá de su capacidad de comprensión, aceptación y perseverancia educativa.


¿CUÁNDO?
Consideramos que la educación sexual debe comenzar desde el parto. Obviamente va a variar el nivel de conocimientos y metodología en función de la edad y que tanto a los 6 años como a los 10, ha de atenderse a las necesidades específicas de los niñ@s.

Familia y educadores deben conocer que las manifestaciones de la sexualidad no surgen de golpe en  la pubertad o en la edad adulta sino que éstas se producen desde la infancia. También deben conocer la evolución de esa energía sexual, imprecisa en un principio, vinculada después a las funciones orgánicas, y movilizada finalmente con fines genitales a partir de la pubertad.


¿DÓNDE?
En el hogar y en la escuela en colaboración y complementándose. Casi nadie niega que en el momento actual debiera tomarse como meta la cooperación en la tarea educativa entre familia-escuela. En el terreno sexual esta cooperación debe ser más estrecha.

La escuela puede informar de sus acciones, asesorar a los padres y promover una especie de reeducación para los adultos.

Es importante establecer unos criterios mínimos. No nos podemos arriesgar a que en la escuela se diga una cosa y en casa otra, en la calle otra y en los medios de comunicación cuestiones diferentes.

El proceso es lento y podemos iniciarlo con reuniones informativas para familias con objeto de:
  • Promover y estimular el diálogo entre padres e hijos acerca de las cuestiones sexuales.
  • Promover y estimular la participación de padres en cursos de información sexual para adultos a través de otros centros más específicos (Centros de Planificación Familiar).
EDUCACIÓN SEXUAL: ORIENTACIONES PARA LA FAMILIA
En la infancia. La información más importante es la verbal.

Conviene que el niñ@ se familiarice, no sólo con su cuerpo desnudo, sino también con el de sus herman@s.
  • Es aconsejable que con toda naturalidad vea el cuerpo desnudo de sus padres para:
  • Facilitar la identificación con los padres del mismo sexo.
  • Que no existan partes del cuerpo “tabú”.
  • Se familiarice con el cuerpo del hombre y de la mujer ya maduros. Así la llegada de su desarrollo fisiológico no le asustará.
  • Que vea que sus padres valoran sus cuerpos a través de expresiones de afecto.
  • Responder siempre a las preguntas de una manera sencilla.
  • Responder sólo a lo que el niño pregunta, sin extenderse ni anticiparse.

En la preadolescencia. Los temas a tratar se refieren a la maduración sexual. Al hablarle de las elecciones sexuales no sólo deben fijarse en la vertiente procreadora y en el placer, sino también en los componentes de amor y ternura.


En la adolescencia. La información se centrará en los siguientes aspectos: la masturbación, el orgasmo, las relaciones sexuales, los anticonceptivos, las enfermedades de transmisión sexual.
CONCLUSIONES
Debemos ser responsables de la educación sexual de nuestros hij@s y evitar que les llegue una información sexual tergiversada y con actitudes negativas.

Crear un clima de dialogo que favorezca la comunicación y en el que los niñ@s recurran a la familia  ante las dudas que se le presenten.

Toda educación sexual ha de educar la responsabilidad frente al otro sexo, sin olvidar el respeto al prójimo y la integración de la ternura.



PARA SABER MÁS

LÓPEZ SÁNCHEZ, F. (2006): La educación sexual de los hijos. Guía para padres. Madrid. Ed. Pirámide.

SOMERS, L. y SOMERS, B. (1990): Como hablar a sus hijos sobre el sexo. Barcelona. Ed. Paidós. Tiene numerosos ejemplos de cómo intervenir ante determinadas preguntas y situaciones.

VV. AA. (1990): Guía para padres. Tres volúmenes. Madrid. Cultural S.A. de Ediciones. Se trata de una enciclopedia de carácter divulgativo que aborda, entre otros temas, el desarrollo de la sexualidad desde el nacimiento hasta la adolescencia.

SERRATE, R. (2005): Ayúdale a estudiar. Las claves del éxito escolar. Guía práctica para padres. Madrid. Ed. Laberinto.

Consejos para padres sobre educación sexual. www.spapex.es

Bebés y más. Pablito y Virginia: dibujos animados sobre educación sexual para niños. Dibujos animados sobre educación sexual para niñ@s. Una serie de vídeos ideales para enseñarles a los niños o verlos los padres y tomar nota para cuando empiezan a hacer las primeras preguntas sobre las diferencias entre los niños y las niñas. www.bebesymas.com


La educación sexual    Última actualización: 12-01-2012

Puede descargar esta información en su versión para imprimir pulsando sobre el icono


La educación sexual de los hijos. Guía para padres
acceso-bibliografia
acceso-enlaces
quienes-somos

Actualizaciones

Importante!! Los materiales ofrecidos en esta web se actualizan periódicamente. Si quieres saber cuando añadimos nueva información o hacemos alguna actualización, suscríbete a este servicio.


Nombre:

Email:

apoclam
enlace-cuadernos
cineyvalores
copoe