Relaciones entre iguales

Los niños/as establecen relaciones con sus iguales, expresión que designa al grupo de niños de la misma edad o madurez.

relaciones-entre-igualesLos que poseen buenas habilidades sociales suelen hacer amigos en su entorno cercano y en la escuela, pero hay otros que no las poseen y corren el riesgo de ser ignorados o rechazados por sus compañeros.

Importa mucho enseñar a establecer relaciones positivas y ayudar a integrarse al grupo de sus iguales.

En la etapa escolar, los niños/as empiezan a pasar más tiempo con sus compañeros, y en la adolescencia pasan cerca de dos terceras partes de la jornada con amigos.

Las investigaciones indican que las buenas relaciones con los compañeros son necesarias para el desarrollo psicológico normal. Los niños/as más expuestos a sufrir problemas académicos y de conducta antisocial son aquellos que tienen relaciones insatisfactorias con sus compañeros. A menudo tienen problemas en sus relaciones familiares.

Las relaciones con los compañeros suelen ser más igualitarias y equilibradas que las relaciones con los padres y otros adultos. Esta situación crea un contexto para adquirir habilidades y la aparición de la sensibilidad interpersonal.

Con los compañeros, el niño aprende a tomar decisiones y a resolver conflictos sin la intervención de los adultos. El grupo le brinda la oportunidad de probar varios papeles e identidades, además de darles una retroalimentación que no podrían obtener con los adultos y ayuda a mejorar los sentimientos de competencia, eficacia y autoestima, constituye una fuente de apoyo emocional. Pero su influencia no siempre es positiva.


La popularidad y el rechazo entre iguales
La popularidad entre iguales está relacionada con la competencia social, es decir, la capacidad de iniciar las interacciones positivas con otros.

Los niños/as populares tienden a ser amistosos, serviciales, cooperativos, de buen carácter y sensibles. También destacan en los estudios y obedecen las reglas de la familia y de la escuela.

Algunos niños/as no son populares ni sufren el rechazo de sus compañeros.

Los investigadores los llaman compañeros olvidados, porque rara vez se les escoge para jugar o trabajar. Parecen ser invisibles en el aula y suelen ser tímidos o retraídos.

No tienen serios problemas sociales, pero no hacen amigos ni inician interacciones tan fácilmente como los niños populares.


Una base sólida del entrenamiento en las habilidades sociales en el seno de la familia y en la escuela consiste en ofrecer oportunidades de juego.

A través del juego aprenden a conocerse unos a otros, a seguir y a guiar, a expresar sus emociones, a crear relaciones y a resolver problemas.


PARA SABER MÁS
PUJOL I PONS, E. y GONZÁLEZ, INÉS LUZ (2002): Valores para la convivencia. Barcelona. Ed. Parramón.
Ayuda a padres para educar a hijos de 7 a 12 años, en valores como la responsabilidad, autoestima, respeto a los demás, generosidad, justicia, diálogo, prudencia...

MONJAS CASARES, Mª I. (2004): ¿Mi hijo es tímido? (Guías para padres). Madrid. Ed. Pirámide.


Relaciones entre iguales    Última actualización: 20-11-2010

Puede descargar esta información en su versión para imprimir pulsando sobre el icono


acceso-bibliografia
acceso-enlaces
quienes-somos

Actualizaciones

Importante!! Los materiales ofrecidos en esta web se actualizan periódicamente. Si quieres saber cuando añadimos nueva información o hacemos alguna actualización, suscríbete a este servicio.


Nombre:

Email:

apoclam
enlace-cuadernos
cineyvalores
copoe